Silencio núbil,
insulsa floración.
Turbios senderos
de reconciliación.
Deseando ser poseído
danzo con las ninfas de la muerte.

Y la música
es tan salvaje
que el dolor
se esfuma lentamente.
Placenta húmeda,
sepulcro de cristal,
Rígido azote
de sangre sobre el mar.

Festín de carne,
sedosa insumisión.
Divinas bestias,
lujuria y turbación.

Húmedo beso laberíntico,
el Universo en un solo cuerpo.
Barricadas de estiércol
donde yacen inmóviles
nuestros cuerpos.

Duración: 3:34
Letra: Vicente Garrido
Música: AntikraciA