Una ráfaga de miedo
parte el cielo en dos.
Una lengua encallada
en la boca del dolor.

Vivimos encerrados
en un túnel de cristal
que hemos construido
por propia voluntad.
Una ola distante
acongoja mi lealtad,
no hay tiempo ni ganas
para la amistad.

Llevamos mucho tiempo
preparados para huir
pero no sabemos
a dónde coño ir.
Huellas clandestinas tatuadas en mi piel,
océanos de angustia,
morir para vencer.

Y no hay más, basta ya
de tanta escoria en mi ciudad.

Casi me quedo ciego buscando la libertad,
pero eso no existe:
te lo tienes que inventar.
Bajo la tormenta
hay ganas de luchar,
incluso las fieras
quieren descansar.
¿Porqué nunca nadie
nos dijo la verdad?
Y ahora no sabemos
con quién hay que luchar.
Siempre esclavizados
en nuestro interior
y cuando escapamos
nos encarcela el terror.

Abre bien los ojos,
hay que matar o mentir.
Si tú no haces nada
te lo harán a ti.

Duración: 2:42
Letra: Vicente Garrido
Música: AntikraciA