Encerrada en la despensa
apuras la última colilla.
Anoche te engañaron
y te pasaron manzanilla.
Te han echado del interno
cuatro veces en un trimestre.
Tanto dinero en monjas
no consigue detenerte.

Y te escapas cada noche,
te refugias en un bar,
vuelas más alto que nadie
y no te dejas atrapar.
Cada día un rollo nuevo,
todos te han probado ya.
Y no es que seas fácil,
es que tienes mucho amor que dar.

Tu padre no comprende
por qué le robas dinero.
No sabe que un gramo de alegría tiene un precio.
Si no lo encuentras en casa
tienes que buscarlo lejos.
Y te dice...

No sé qué hacer contigo, Alicia.
De esta noche no pasa, Alicia.
Prepara ya las maletas, ay niña,
que te marchas de casa, Alicia.

Estás en boca de todos.
En el barrio eres la reina.
Tienes una madre en cada esquina
y los camellos te veneran.
Cumpliste dieciséis
hace sólo un par de meses,
y ya lo has probado todo.
Todo menos la muerte.

Que te llegará sin duda,
pero tarda la cabrona.
Mientras tanto sólo asustan
esos tíos de la porra.
Alicia duerme poco
porque el miedo le molesta.
Mientras en casa está durmiendo
en la calle están de fiesta.

La última rayita
colocada en el cristal
de una foto de familia
donde te abraza papá.
Te sonríe dulcemente.
¿Quién podría imaginar
que te dice...?

Duración: 4:06
Letra: Vicente Garrido
Música: AntikraciA