Solo, al compás de mis últimos errores.
Solo, al ritmo de la melancolía.
Solo, acongojado entre tantos honores.
Solo, desangrando este mediodía.

Ahora mis miedos pueblan tu absurda ausencia,
luego la noche besará mis dudas.
Ahora bostezo y mi boca se reseca,
luego olvidaré soñar con tu cintura.

Desierto, cansado, mustio, perdido...
Llorando agazapado ente tus piernas.
En guardia, borracho sucio, pasivo...
Rezando a tus espaldas por mis fieras.

Había una nube, ya no está.
¿Había tanto en qué pensar?
Nunca lo supe y, además,
no pienso volverme atrás.
¿Qué pretendes? ¡Para ya!
¿A quién coño quieres engañar?

No estamos, no estás.
Lo que nunca estuvo nunca estará.

Dime cuánto cuesta una de tus sonrisas.
Dime cuánto va a durar esta tregua.
Dime, ¿Comes poco y deprisa?
Dime si está encallada tu lengua.

Ahora intento combatir con mi ignorancia,
luego como siempre la dudas me derrotan.
Ahora disimulo y no me entero de nada.
Luego volveré a caer como un idiota.

Duración: 4:32
Letra: Vicente Garrido
Música: AntikraciA